No, a partir del 21 de julio 2023, ya no será necesario que turistas y nacionales que ingresan al país, por cualquiera de los puestos fronterizos, presenten evidencia de vacunación o negativa ante el virus.